Search
  • Delia y Gustavo

Ataque de pánico (miedo inexplicado)

Se llama ataque de pánico a la aparición repentina de una sensación de miedo sin que haya una causa obvia. Además del miedo, la persona puede notar síntomas físicos como palpitaciones (siente los latidos del corazón y estos pueden ser muy rápidos), sensación de falta de aire, transpiración, dolor de pecho, náuseas, temblor, mareo y adormecimiento u hormigueo en los brazos, las manos, las piernas o los pies. El individuo suele identificar primero uno o varios de estos síntomas, lo que lo lleva a pensar que tiene un problema de salud serio y, más adelante, desarrolla un sentimiento de angustia o de miedo a partir de estas sensaciones. Durante un ataque de pánico también puede haber “sensación de extrañamiento” (es cuando unx no se reconoce como unx mismo) y miedo a volverse locx, a perder el control de la situación o a morirse. Algunos de los síntomas del ataque de pánico son similares a los de ciertas enfermedades graves (como el infarto de miocardio, por ejemplo), lo que puede determinar que la persona se asuste aún más. El ataque de pánico tiene una característica típica: recurre. Esto significa que es muy probable que una persona que tiene un episodio vuelva a tener otros.


No se conoce la causa del ataque de pánico. Esto es importante porque la mayoría de las personas (y muchos profesionales de la salud) creen que los ataques de pánico están causados por problemas psicológicos. Obviamente, quien ha tenido uno o varios ataques de pánico suele estar muy angustiadx y es característico que cuando unx profesional de la salud le pregunta si está estresadx o ansiosx diga que sí o refiera que existen diferentes “problemas contextuales” (problemas familiares, laborales, etc.). Sin embargo, nosotrxs creemos que no es correcto asociar en forma banal estos antecedentes con los síntomas del ataque de pánico y preferimos utilizar el “pensamiento médico complejo”. En posteriores posteos de Delia y Gustavo abordaremos más profundamente qué entendemos por “pensamiento médico complejo” (PMC), un concepto novedoso en medicina que implica aceptar que lxs médicxs sabemos muy poco acerca de las causas de la mayoría de los problemas de salud pero que eso no impide que podemos ayudar a lxs pacientes a pasarla mejor con diferentes herramientas terapéuticas. Volviendo al ataque de pánico, lo importante es que la persona que tiene uno o varios episodios sepa que se trata de un problema de salud que no pone en riesgo la vida y, por lo tanto, que no es imperioso consultar a una guardia. Sin embargo, a veces, sobre todo cuando se trata del primer ataque, el temor y la conmoción puedes ser tan fuertes que la persona necesita acudir a una guardia o consultar a unx médicx en forma urgente para quedarse tranquila y que le digan que no tiene una enfermedad que pone en riesgo su vida.


El ataque de pánico dura algunos minutos y se pasa solo. La charla con un médicx y el examen físico sin hallazgos anormales suelen tranquilizar momentáneamente a la persona; sin embargo, tal como hemos mencionado, lo más probable es que los síntomas reaparezcan. Cuando se han tenido varios ataques, el solo hecho de pensar en la posibilidad de volver a tener otro puede causar angustia y desencadenar nuevamente los síntomas, lo que muchas veces determina que la persona vaya acomodando su vida a los ataques y deje de salir, o adopte determinadas conductas para tratar de evitarlos.


Los ataques de pánico afectan seriamente la calidad de vida. Tanto en la literatura médica como en la práctica médica y no médica existen cientos de medidas que pueden tomarse para evitarlos. Mencionamos a las técnicas de relajación, respiración y meditación como unas de las más utilizadas (véase nuestro posteo en el que Delia entrevista a la Dra. Judith Estremero*, una médica de familia que explica la técnica de respiración en cuatro tiempos para “volver a la calma”) y también hay evidencia de que practicar yoga, hacer actividad física, deportiva, tareas recreativas y emprender diferentes tipos de actividades corporales o terapéuticas pueden ayudar a resolver los síntomas. En cuanto al tratamiento con fármacos, existen dos grupos que son muy eficaces para evitarlos: los ansiolíticos (básicamente, las benzodiacepinas) y los antidepresivos. Estas drogas son muy fáciles de usar por parte de unx médicx entrenado. Como son psicofármacos es preciso comprarlos con receta y creemos conveniente consultar a un médicx de confianza para que los indique. Generalmente son drogas muy seguras y que tienen pocos efectos adversos. Pueden usarse cuando la persona siente que le va a venir el ataque o bien todos los días, durante unos meses y después pueden dejarse sin problema. Las benzodiacepinas son ligeramente adictivas y por eso son un poco más difíciles de dejar que los antidepresivos. La contención mediante entrevistas por parte de un médicx de confianza y el agregado (no siempre) de medicación generalmente logran revertir los ataques de pánico. Existe un amplio debate en la literatura médica acerca de la necesidad de recurrir a una psicoterapia para tratar los ataques de pánico.


Selección de preguntas recibidas vía Instagram con sus respectivas respuestas


Tengo 21 años y mis padres me llevaron a la guardia porque empecé a temblar, se me aflojaron las piernas y el corazón me latía muy rápido y la médica que me atendió me dijo que tenía un ataque de pánico y no me pidió ningún estudio. ¿Está bien?

Nosotrxs no somos quién para evaluar la conducta de un profesional. Lo único que podemos decirte es que el diagnóstico del ataque de pánico es clínico. Eso quiere decir que no se requiere ningún estudio sino que se realiza escuchando al paciente. Algunxs médicxs piden estudios (es común pedir, por ejemplo, un electrocardiograma) pero más que nada para dejar más tranquilx al paciente o a sus familiares o amigos pero no es necesario hacerlo.


Nuestro hijo tiene 26 años, vive solo y nos acabamos de enterar que ha tenido cuatro ataques de pánico. ¿No es peligroso que siga viviendo solo?

Los ataques de pánico no representan un peligro para la vida de las personas. Obviamente, hay que ver cada caso y por eso es importante que su hijo haga una consulta con un médicx de confianza. Hay personas a las que tener ataques de pánico las coloca en un grado de vulnerabilidad muy alto y otras conviven con su síntoma sin problemas.

¿Hay relación entre fumar porro y tener ataques de pánico?

Esta es una pregunta muy difícil de contestar desde el punto de vista “científico”. La marihuana puede predisponer a algunas personas a estados de ansiedad y a síntomas similares a los ataques de pánico, pero no podemos afirmar que la marihuana sea una “causante” importante de los ataques de pánico. Lo repetimos: no se conoce la causa de los ataques de pánico.

Tengo 24 años y tuve dos ataques de pánico y tengo miedo de tener otro. Mi novia me dice que tengo que comenzar una psicoterapia. ¿Ustedes qué piensan?

Nosotrxs valoramos a la psicoterapia como práctica, pero en términos generales no recomendamos psicoterapias para el manejo de los síntomas. O sea, no recomendamos psicoterapia “para el ataque de pánico”. Lo que te recomendamos es que consultes con un médicx de confianza y que te evalúe. Hay veces que solamente con la contención de tu médicx los síntomas ceden o aparecen muy poco o vos vas aprendiendo a convivir con ellos o se van solos. Hay otras en que el médicx te ofrece medicación que es muy eficaz para que no vuelvan los síntomas y que se toma durante un tiempo y otras en las que, por lo que aparece en la consulta, el médicx piensa que puede venirte bien hacer una psicoterapia, pero hay veces en que lo que puede venirte bien es empezar a hacer un deporte, o una actividad artística o a trabajar… No es solo una cosa o la otra…

Una amiga tiene ataques de pánico y su médico de cabecera le dio clonazepam. ¿No es peligroso usar eso a los 26 años? ¿No puede hacerse adicta?

El clonazepam es una benzodiacepina que pertenece al grupo de los fármacos ansiolíticos. Es una droga excelente para controlar los ataques de pánico y si es utilizada por unx médicx de confianza tiene bajísimo riesgo ya que tiene muy pocos efectos adversos y si bien es ligeramente adictiva, cuando llega el momento de sacarla es posible hacerlo en la mayoría de los casos.


Mi novio va a la psicóloga desde hace dos años porque tuvo dos ataques de pánico y dice que no puede dejar porque si no le van a volver. ¿Eso es cierto?

A nosotrxs en general no nos gustan las profecías y preferimos asumir que hay muchas cosas que no sabemos. Sin embargo, si tu novio se siente seguro y cómodo yendo a la psicóloga y cree que de ese modo no le van a volver los ataques de pánico no creemos que sea necesario que haga otra cosa.


Tengo 32 años y me diagnosticaron ataques de pánico. Un amigo quiere convencerme de que aprenda a meditar, pero yo creo que es mejor que me vea un médico o un psicólogo. ¿Ustedes qué piensan?

Las técnicas de relajación, la respiración consciente, la meditación y cientos de opciones más, como practicar yoga, hacer deporte, salir a caminar, hacer una actividad que a uno le guste, etc. son excelentes opciones para mitigar o resolver los ataques de pánico. La persona puede buscar cualquiera de estas por su cuenta o por recomendación de amigxs, familiares, conocidxs y eso nos parece muy bueno y lo valoramos. También unx médicx o un psicólogx puede recomendarlas o asesorar sobre esto. De hecho, nosotros posteamos un video en el que Delia entrevista a la Dra. Judith Estremero, una médica de familia que explica la técnica de respiración en cuatro tiempos para “volver a la calma”. Un médicx de confianza puede, además de ofrecer un marco de contención y asesorar sobre las diferentes opciones mencionadas, ofrecer un tratamiento farmacológico y/o entrevistas de contención y charla. Un psicólogx también puede ayudar mediante una psicoterapia o entrevistas de contención y charla. Hay muchas opciones. Lo importante es no quedarse con el síntoma e intentar pasarla mejor.


No estoy de acuerdo con que promuevan el uso de psicofármacos para el tratamiento de los ataques de pánico y descrean de la psicoterapia.

Nosotrxs no promovemos el uso de psicofármacos para tratar los ataques de pánico y tampoco descreemos de la psicoterapia. Simplemente expresamos lo que dice la literatura científica y nuestra experiencia. Los psicofármacos, usados por un médicx entrenado y de confianza, son eficaces para tratar los ataques de pánico, un cuadro que no compromete la vida pero sí (y mucho) la calidad de vida. La psicoterapia no “demostró” su eficacia del mismo modo. Eso no obsta que pueda dar excelentes resultados. Hay que ver el caso por caso. Igualmente, nos parece bien que no estés de acuerdo porque la medicina no es una ciencia exacta y en la práctica se ponen en juego las creencias mucho más de lo que la mayoría de las personas creen.


Ustedes dicen que no se sabe la causa de los ataques de pánico, pero yo comencé a tener ataques de pánico cuando me separé de mi marido. ¿No está clara ahí la causa?

¡Es una pregunta muy difícil! Las personas solemos atribuir causas a medida que vamos viviendo y no nos parece mal ni bien que vos atribuyas la causa de tus ataques de pánico a haberte separado, pero tal vez tenías ataques de pánico sin separarte y tal vez te separabas y no los tenías… Cuando decimos que no se sabe la causa queremos decir que la causa no está “definida”. No sabemos la causa de la mayoría de las enfermedades…

 

© 2020 - Delia y Gustavo

Servicio de Medicina Familiar y Comunitaria del Hospital Italiano de Buenos Aires

  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube