Search
  • Delia y Gustavo

Coronavirus

Los coronavirus conforman una familia de virus que pueden causar enfermedades respiratorias. Existen desde hace miles de años y la ciencia médica identificó su estructura en 1960. Hasta el momento no han representado un problema importante para la salud publica.


La mayoría de las personas que se infectan con un coronavirus no tienen ningún síntoma (no les pasa nada y no se enteran que tomaron contacto con el virus), otras tienen síntomas leves iguales a los de un resfrío común y se curan solas (ver nuestro posteo sobre resfrío), algunas (muy pocas) desarrollan enfermedades respiratorias graves como la neumonia y otras (habitualmente muy, muy, muy pocas) pueden morir a causa de las complicaciones de estas enfermedades graves.


Todas las personas que toman contacto con el virus (las asintomáticas y las sintomáticas) pueden contagiar a otras y la forma de contagio es por estar cerca o por tocar algo donde está el virus.


El COVID-19 es una cepa nueva de coronavirus que apareció en China a fines de 2019 cuyas características específicas (grado de contagiosidad, morbilidad y mortalidad) se están investigando. La importancia de este brote, ocurrido en Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes donde hasta el 21 febrero hubo 75569 casos confirmados y 2239 muertes, determinó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara que está situación se considere una emergencia de salud pública de importancia internacional.


En la Argentina por ahora no hay epidemia y no sabemos qué ocurrirá, pero lo.que nos gustaría transmitirles a nuestros seguidores es que si acompañan nuestra mirada general sobre los temas de salud eviten la alarma sin sentido, el pánico y, sobre todo, la discriminación y el prejuicio. Creemos que el papel que debemos cumplir quienes nos dedicamos a describir problemas de salud basados en la evidencia científica, nuestra experiencia y nuestras creencias es "primero, no dañar" y, en estos caso, creemos que hablar sólo de las muertes y mostrar escenas de ciudades desiertas, supermercados sin productos, personas en la calle con barbijo, etc. sólo sirve para acrecentar el daño (que, en el caso de una posible epidemia, es el pánico y el temor al "otro", al que me va a contagiar).


Por lo tanto, nuestra recomendación es que las personas interesadas en seguir el tema sólo se informen en la página web del Ministerio de Salud: argentina.gob.ar/salud/coronavirus donde encontrarán información actualizada y que eviten los medios masivos de comunicación (radio, tele, internet) ya que la mayoría de ellos (no todos, por supuesto, y tampoco todxs lxs periodistas) suelen poner el foco en la alarma y no en la calma necesaria para convivir con la incertidumbre de una situación nueva.

Hola amigxs!

Ante todo, queremos agradecerles la confianza que se va generando entre ustedes y nosotrxs. Hemos recibido muchas preguntas por privado sobre el tema del coronavirus y queremos decirles que nos gusta ese modo de intercambio ya que entendemos que toda pregunta relacionada con el cuerpo de unx, aunque parezca meramente técnica o general, forma parte de la intimidad de cada persona. Les pedimos disculpas si tardamos en responder.

A continuación van algunas respuestas. Igualmente, sepan que en el marco de una situación de potencial epidemia la única voz autorizada para determinar lineamientos es la autoridad sanitaria local o nacional. Por eso, nosotrxs recomendamos buscar información específica sobre la situación en Argentina solamente en la página web del Ministerio de Salud. Aquí solamente vamos a contestar las preguntas más generales sobre la base de lo que está ocurriendo en otros países y sobre aspectos genéricos que se presentan en las epidemias, pero siempre lo que diga la autoridad sanitaria argentina va a estar por encima de lo que podamos decir nosotrxs o cualquier persona que opine sobre esta situación.

Si llegara a haber más casos en Argentina, ¿tiene sentido usar barbijo en la calle o en lugares públicos para evitar contagiarse?

Ningún estudio científico pudo comprobar que el barbijo proteja a la población no contagiada de las infecciones respiratorias. Por lo tanto, el uso de barbijo en la calle o en un lugar público no está recomendado por ninguna autoridad sanitaria internacional. A las únicas personas a las que se les recomienda usar barbijo en el marco de una epidemia son al personal de salud que está atendiendo a una persona con tos y a las personas con tos que están en un lugar público.

Me encantó el posteo que hicieron y les agradezco, pero tengo un bebé de 14 meses y tengo mucho miedo a una epidemia y ni puedo dejar de mirar y leer noticias sobre el coronavirus.

Hay un artículo muy lindo que escribió un epidemiólogo en una excelente revista médica (el BMJ) en el que dice que la medicina avanzó muchísimo en el siglo XX y XXI pero todavía no encontró ningún arma para combatir el pánico social y que él cree que la sobreinformación por un lado y el mensaje que tiende a darle la ciencia a la sociedad en el sentido de que ella "puede o podrá resolver todo" aumentan el pánico. Lo único que podemos decirte es que lo que te pasa es normal, que no estás sola, que muchas personas tienen miedo y que nuestra recomendación sigue siendo la misma: no exponerse a las noticias alarmantes. También te recomendamos que veas a tu médicx de confianza porque hay mucho para hacer desde el consultorio para ayudar a tener menos pánico.


¿No les parece que el posteo que hicieron minimiza el problema?

Muchas gracias por tu pregunta y por tu sinceridad. Releímos el posteo y no creemos (o al menos no nos dimos cuenta) haber negado que el mundo está ante un gran problema sanitario y que por eso la OMS elevó recientemente la alerta del riesgo epidémico al máximo nivel. Tal vez vos pensás que recomendar guardar la calma y evitar las noticias alarmantes sea minimizar, pero nosotrxs no lo pensamos así. Simplemente pensamos que la incertidumbre de lo nuevo es eso: no sabemos qué va a pasar, pero no queremos minimizar el problema. También es cierto que al decir que la gran mayoría de las personas infectadas en una epidemia con un virus respiratorio no van a morirse intenta brindar calma, pero no minimizar.


¿Los síntomas de este brote de Covid19 no son sobre todo fiebre y tos y no tanto los de un resfrío común, como dicen ustedes en el posteo?

Es cierto. Según el reciente informe publicado por las autoridades chinas, los síntomas más frecuentes de los "casos" fueron tos y fiebre y no rinorrea (moco, estornudo). Lo que nosotrxs posteamos es cómo es la presentación más frecuente de las infecciones por coronavirus, pero también dijimos que las características específicas de esta cepa se están investigando.


¿Qué es la cuarentena?

Es una medida de Salud Pública que comenzó a usarse en la edad media (siglo XV) para proteger a la poblacion sana del contagio con potenciales personas infectadas. Consiste en aislar durante un tiempo (cuarentena viene de "40 días") a las personas que pueden estar infectadas (habitualmente las que llegan desde un sitio epidémico a un sitio donde no hay epidemia) para evitar que contagien a la población no infectada o al menos para "ganar tiempo" y prepararse mejor para enfrentar una posible epidemia.


¿Está bien poner en cuarentena a los posibles infectados? ¿Sirve de algo?

Nosotrxs somos muy cautos para decir, tanto en medicina como en Salud Pública (y en la vida en general) que algo está bien o está mal. Creemos más en la complejidad y el perspectivismo. Por lo tanto, en el caso de la cuarentena y el coronavirus en particular, al ser una medida que toman las autoridades sanitarias de cada país o region ante una situación nueva con el fin de proteger el bien común, creemos que, al menos en este momento, no es nuestra función opinar si está bien o mal o si sirve o no.


¿Tomarle la temperatura en forma obligada a un pasajero que llega de Italia no atenta contra los derechos individuales?

Toda medida de Salud Pública obligatoria pone el bien general por encima del individual. Esa es una tensión histórica que existe en la medicina y la salud pública y podriamos dedicarle todo un posteo a este interesante tema. Repetimos. Nosotrxs no vamos a cuestionar aquí las medidas que tome la autoridad sanitaria ante la inminencia de una epidemia sino que, por el contrario, seguimos diciendo que en el sitio oficial del Ministerio es donde está la información y los lineamientos que debemos seguir.


¿Por qué siempre los medios desinforman en vez de informar?

¡Ojo! No quisiéramos que nuestro posteo recomendando evitar las noticias alarmantes se malinterprete y que nuestrxs seguidores crean que nosotrxs pensamos que los medios "desinforman" o "informan mal". Nada de eso. Ya hemos manifestado que en términos generales no creemos en el bien y el mal sino en la complejidad. Los medios hacen su trabajo y nosotros el nuestro. Que las noticias del día en relación con el brote actual de covid19 sean: "El coronavirus llegó a Ecuador" o "Estados Unidos tiene su primer muerto por coronavirus" o que en la tele se vea la imagen de la gente caminando con barbijo en una ciudad italiana o de las góndolas de un.supermercado vacías no están ni bien ni mal, no

"desinforman" y tampoco "informan mal". Son hechos reales y el periodismo tiene derecho a informar lo que quiere y nosotrxs valoramos la libertad de prensa. Simplemente pensamos que ese tipo de noticias e imágenes alarman y no ayudan a mantener la calma y les recomendamos a nuestrxs seguidores (sobre todo a lxs más aprehensivxs) evitar estar viendo o leyendo todo el día noticias de ese tipo, pero nada más. Muchos seguidores nos enviaron mensajes criticando al periodismo y a los medios. No estamos de acuerdo con esa mirada binaria. La complejidad no es binaria.


14-marzo-2020

Coronavirus: actualización

Queridxs amigxs, Hace dos semanas realizamos un primer posteo sobre los coronavirus y el covid19 cuyos principales objetivos fueron describirlos basándonos en lo que había ocurrido hasta ese momento en China y brindar información que tienda a evitar el pánico, la discriminación, la culpabilización, la simplificación y el binarismo, reconociendo y valorando la incertidumbre. Allí recomendamos evitar las noticias alarmantes que aparecen a cada hora en la mayoría de los medios masivos y más adelante aclaramos que esa recomendación no implicaba hacer un juicio crítico sobre la labor del periodismo ya que informar es una tarea compleja y necesaria. Fuimos contestando algunas preguntas en forma general (y muchas en privado) y recomendamos que para obtener información específica de la situación en la Argentina es preciso remitirse a la página oficial del Ministerio de Salud de la Nación y de la región donde vive cada unx.

En el curso de estas dos semanas pasadas la OMS declaró que se trata de una pandemia (una palabra que asusta pero que no es más que una definición técnica basada en la cantidad de personas y países afectados), la infección se instaló en Occidente (con epicentro en el Norte de #Italia) y en la Argentina se diagnosticaron los primeros casos, se produjo el primer fallecimiento y se tomaron medidas de orden público.

Si releemos nuestro posteo y las respuestas que escribimos más adelante podríamos decir que aunque la situación cambió mucho en estas dos semanas, nosotrxs seguimos opinando muy parecido.

Sin embargo, unx colega nos comentó que cuando esta semana le dijo a unx paciente “quédese tranquilx y evite consumir noticias alarmantes”, su reacción fue la siguiente:

“Drx, yo lx quiero mucho, pero me parece que usted no quiere ver lo que está pasando, la cantidad de infectados y muertos, de países con brote, Italia sin escuelas, Francia en estado de shock, la economía mundial en crisis. ¡Y el virus ya llegó a la Argentina y está matando! ¡Cómo quiere que me quede tranquilx!”...

Y nosotrxs, ahora, reflexionando (por algo nos llamamos “Delia y Gustavo en acción y reflexión”), pensamos que tanto nuestrx colega como su paciente tienen razón. O sea, el tema no es fácil. Y no es fácil porque por un lado siempre en medicina la relación entre el riesgo poblacional (epidemiológico) y sanitario y el riesgo individual (la enfermedad o muerte de unx o de un ser querido) es compleja y porque la relación entre la información y la opinión libre y las medidas de orden público que deciden tomar las autoridades ante una contingencia nueva también son complejas.

Por eso, habiendo recibido muchísimas preguntas (volvemos a agradecerles vuestra confianza) decidimos cerrar el tema del coronavirus (por lo menos durante un tiempo) con estas preguntas y sus respuestas y seguiremos contestando por privado en la medida de nuestras posibilidades (aunque, repetimos, siempre vamos a remitir a nuestros seguidores a consultar la página del Ministerio o de las autoridades locales o a sus médicxs de confianza).

A continuación les compartimos las preguntas que nos han hecho que consideramos útiles para la población:


¿Cuál es el principal riesgo del COVID19?

Esta es la pregunta clave. Y la respuesta es muy sencilla: el principal riesgo del COVID19 es que el sistema de salud tenga que atender a los enfermos en un estado de colapso.

¿Sí, pero yo les pregunto cuál es el riesgo para mí?

Justamente, el mayor riesgo para vos es que vos o un ser querido de mayor edad o con enfermedades tengas(n) la mala suerte de ser ese muy pequeño porcentaje de personas que se infectan y requieren asistencia médica y que cuando vayas a buscarla el sistema esté colapsado y no te podamos atender.


¿Eso quiere decir que el virus no es riesgoso?

Ya lo dijimos. La letalidad del virus parece ser bastante baja. La mayoría de las personas que se contagian no tienen síntomas o tienen síntomas leves y se curan solos. Algunos desarrollan una enfermedad respiratoria más grave y muy pocos se mueren.

¿Entonces me quedo tranquilx y no hago nada?

Sí, quedate tranquilx ya que si el sistema de salud no colapsa tu riesgo “personal” es muy bajo, pero tenés que hacer muchas cosas ya que tenés que participar de una estrategia “poblacional” que consiste en colaborar (voluntariamente en ocasiones y en otras en forma obligada) a “aplanar la curva” para evitar que el sistema de salud colapse. Este concepto es fundamental. Y este gráfico lo describe claramente:



Como pueden ver, si hay virus circulante (casos, muertes) y en la población no se toman “medidas de contención” hay mucha gente que requiere asistencia en poco tiempo (curva naranja) y el sistema colapsa mientras que si se toman medidas los contagios se van produciendo más lentamente y el sistema sanitario puede atender al pequeño porcentaje de los que requieren asistencia. Aplanar la curva es una tarea colectiva que permite “ganar tiempo”; sería como decirle al virus: “acá estamos, sabemos que vas a entrar, pero vas a poder entrar muy de a poco y entonces vamos a poder cuidar de la mejor forma posible a los que no puedan pelear solos contra vos y necesiten ayuda del sistema sanitario y además cada día que pasa vamos a saber un poco más acerca de cómo luchar”.


¿Qué son las medidas de contención?

Son todas aquellas medidas que disminuyen la circulación viral y, por lo tanto, determinan que los contagios ocurran más lentamente y menos virulentamente. Algunas corresponden a decisiones del gobierno, como cerrar las escuelas, prohibir los eventos donde la gente se junta, obligar a la cuarentena a las personas infectadas o que vienen de países donde hay alta circulación viral y otras corresponden a conductas privadas, como mantener un “distanciamiento social” (no acercarse más de dos metros al otro y lavarse las manos frecuentemente (puede ser con agua y jabón, no es imprescindible el alcohol en gel).

¿Los gobiernos no piensan que las medidas de contención también pueden enfermar a causa del sufrimiento económico al que se somete a la población?

¡Sí, obvio! Los gobiernos lo saben y por eso este es un tema que genera tensiones muy complejas ante las cuales cada país tiene que lidiar según sus características. En la Argentina, los que más sufren las medidas recientemente aplicadas son los trabajadores precarizados que realizan trabajos que las medidas de contención consideran que no son “imprescindibles” pero desde el punto de vista sanitario el valor más alto a preservar es la vida de la persona que no puede ser atendida si colapsa el sistema de atención.


¿Por qué dicen que la letalidad es baja (según lo que leí es del 0.5 al 5%)? ¿No les parece un poco cruel esa valoración? Eso implica que si se contagiaran diez millones de personas morirán de 50 a 500 mil personas, ¿esa cantidad les parece “baja”?

Tus dos primeras preguntas son muy asertivas. Los conceptos “bajo” y “alto” son relativos y meramente técnicos: una muerte siempre es una muerte. La explicación técnica es que el término “letalidad baja del covid19” surge de compararla con otros brotes de SARS (síndrome respiratorio agudo grave) que hubo en el mundo, en los que la letalidad rondó el 10%. Igualmente, el concepto más importante que nos gustaría transmitir aquí (y que no suele aparecer en la mayoría de los medios cuando se habla de letalidad) es que cuando decimos que al 12 de marzo se contabilizaron en el mundo 132 mil casos y 5000 muertes, esa letalidad “técnicamente baja” (del 3.8%) no da cuenta de la realidad epidemiológica ya que los “casos detectados” no representan a toda la población contagiada.

Como ya dijimos, en todas las infecciones respiratorias muchas personas se contagian y no tienen síntomas y la mayoría tienen síntomas leves, por lo cual, la mayoría de lxs contagiadxs quedan fuera de los “casos detectados”. Esto implica que la letalidad “real” del virus probablemente sea mucho más baja. Ya hay datos que dan cuenta de eso: por ejemplo, en Corea del Sur, que tomó la decisión de testear a muchísimas personas, incluso a aquellas con síntomas leves, se detectaron hasta el momento 7900 casos y hubo solamente 66 muertes, lo que les da una letalidad del 0.8%.

Obviamente, como dijimos antes, la letalidad de una epidemia también está directamente relacionada con la respuesta del sistema de salud de cada país para atender a los enfermos y la situación o no de colapso del sistema sanitario. Toda esta descripción técnica en relación con el concepto de letalidad no puede contrarrestar el dolor por la muerte de una persona que falleció o fallecerá por esta nueva enfermedad, pero nos parece importante hacerla, al menos para aliviar el temor cuando hablamos de epidemiología (o salud poblacional).

Estos temas son difíciles de transmitir y volvemos a algo que ya dijimos: los números nunca tranquilizan porque es algo que le ocurre a una población y no “a uno”. En este sentido, hay una frase de Schopenhauer (1788-1860) que a lxs médicxs generalistas experimentadxs nos gusta mucho: “en el género humano solo los individuos y sus transcursos vitales son reales, los pueblos y sus vidas son abstracciones” (pero este es otro tema del cual hablaremos en otros posteos).


Mi abuela está en pánico. ¿Es cierto que lxs mayores de 65 años tienen muy alto riesgo de morir a causa del coronavirus?

Este es un tema nuevamente muy complejo de trasmitir. Lo que se está viendo en esta epidemia es que lxs mayores de 65 años y las personas con otras enfermedades se mueren más que lxs jóvenes y lxs niños y por eso las autoridades sanitarias tienen recomendaciones particulares con estas personas, como por ejemplo, la reciente recomendación de que no asistan a reuniones sociales.Lo que nos gustaría transmitir aquí es que si el sistema sanitario no colapsa el riesgo de que una persona mayor de 65 años que se contagia se muera es muy bajo y que lo más probable es que curse en forma asintomática o con síntomas leves. Las recomendaciones sanitarias deben servir para estar más tranquilos y cuidarnos más, pero nunca para generar pánico. Siempre hay que pensar que una recomendación poblacional no tiene nada que ver con unx, sino con todxs, y ese concepto es muy difícil de transmitir.


¿Por qué ayer, en una reunión familiar, unx médicx al que todxs le preguntamos sobre el coronavirus (¡yo tengo pánico de contagiarme!) se nos puso a dar cátedra diciendo que las muertes por dengue en Brasil (y las que se esperan en la Argentina, donde en marzo ya hubo muchos casos) y por gripe en EE.UU. son muchísimas más y que nadie le pregunta nada de eso, siendo que ambas son relativamente prevenibles y hay cosas concretas para hacer? ¿Qué tiene que ver? ¿Cree que con eso va a calmarme más?

Tenés razón. Muchas veces lxs médicxs creemos que las explicaciones científicas o epidemiológicas calman y en realidad no sabemos nada de cómo enfrentar el pánico social (ya comentamos el excelente artículo del BMJ). Igualmente, esx médicx que estaba en tu reunión familiar también tiene razón y quiso (erróneamente, por lo que vemos en tu pregunta ya que por lo menos en tu caso no lo logró) aportar calma al pánico que está generando el coronavirus, relativizando su peligro y comparándolo con otras epidemias y endemias.

En 2019 y lo que va de 2020 los casos de dengue en Brasil aumentaron un 20% (en 2019 se diagnosticaron un millón y medio de casos y murieron 754 personas) y en Argentina un 66% (de hecho, en estas dos semanas de marzo lxs médicxs argentinos atendimos muchos más casos de dengue que de coronavirus y estamos muy preocupadxs por este brote).

Con relación a la gripe, EE.UU. tuvo una temporada durísima y desde octubre de 2019 hasta febrero de 2020 se contabilizaron 29 millones de enfermos, 13 millones de consultas médicas, 280 mil internaciones, 16 mil muertes, de las cuales 105 fueron de niñxs. En ambos casos, si bien Brasil y Argentina hacen esfuerzos por educar a su población (nuestro próximo posteo será sobre este tema) y en EE.UU. la vacunación antigripal es una práctica extendida (esas son las “cosas concretas para hacer” para prevenirlas de las que hablaba tu familiar) los medios no hablan tanto de eso, la población no está asustada y a las autoridades sanitarias les cuesta más instalarlos como temas prioritarios porque se trata de virus conocidos y enfermedades con las que la población está acostumbrada a convivir. Igualmente, en el caso de la situación puntual que estamos viviendo con el coronavirus, el mensaje más importante que deberíamos transmitir lxs médicxs es que el desafío de la Argentina es “aplanar la curva de contagio”.


¿Ustedes corren más riesgo de contagiarse por ser personal de salud?

Ante todo, queremos dejarte tranquilx porque nosotrxs no podemos enfermarnos ni morirnos porque somos dos muñecos, así que si algún día dejamos de estar en Instagram no será por enfermedad o muerte, ja! Pero nuestrxs colegas de carne y hueso, cuyas voces representamos sí, tienen más riesgo de contagiarse.Sin embargo, ya dijimos en el primer posteo y en todas las respuestas a la preguntas que nos hacen que el principal problema de esta epidemia no es el riesgo de contagiarse sino el de que colapse el sistema de salud, así que en la mayoría de los casos, lo más grave de que unx de nosotrxs se contagie es que no podrá trabajar por 14 días.


Y en cuanto a las muertes, por supuesto que en toda epidemia de virus respiratorios el personal de salud se contagia más que la población general pero la letalidad es mucho más baja. Aprovechamos tu pregunta para comentar que las crisis sanitarias, como una epidemia potencial o una epidemia, son momentos complicados para el personal de salud y que la mayoría de los Gobiernos y su población extreman los recaudos para cuidarnos (acá nos incluimos aunque seamos muñecos).


¿Por qué con el coronavirus no postean qué medidas prácticas hay que hacer para prevenir la infección, cómo se contagia, qué hay que hacer si tenemos tos o fiebre, qué hacer si estamos pensando en viajar, etc.?

¡Sos muy asertivx! En este caso decidimos dedicar todo nuestro empeño a transmitir el concepto de “aplanamiento de la curva” ya que lo que nos gustaría que nuestros seguidores entiendan es que el mayor riesgo aquí es poblacional y no individual.También decidimos abstenernos de hacer recomendaciones concretas o prácticas debido a que estamos ante una situación de riesgo sanitario público incierta y dinámica y las recomendaciones pueden variar día a día. Por eso, consideramos que la única voz autorizada para brindar información a la población como la que vos pedís es el Ministerio de Salud de la Nación o las autoridades regionales u hospitalarias.

Soy periodista de un medio masivo y los conocí a partir del posteo del coronavirus. Me gustaría preguntarles qué es, para ustedes, en el caso de una situación como la que estamos viviendo, ejercer un periodismo responsable, que no alarme de más y no culpabilice.

Hola! No es fácil contestar a tu pregunta pero tal vez te ayude pensar en dos premisas que nosotros utilizamos mucho:

La primera es “Primero no dañar”, atribuida a Hipócrates, un médico de la Grecia Antigua, y la otra es “Debemos hacer lo posible por no amargar a nadie”, que es algo que dijo Hebe Uhart, una escritora argentina fallecida en 2018 a quien nosotrxs queremos mucho. Sabemos que no es fácil para ustedes ejercer su trabajo bajo esas premisas, pero nos parece que si las tienen siempre en cuenta pueden ejercer un periodismo responsable, que no alarme de más y que no culpabilice. Otra recomendación que te damos es la de ser muy cautx para emitir una opinión, y menos un juicio. La medicina y la Salud Pública son muy complejas y mucho más inciertas de lo que la población quisiera creer.

Nosotrxs creemos que en estas ocasiones un periodista responsable es aquel que se abstiene del debate y de la información sin sentido y que solo ayuda a que circule la información oficial, pero eso suena a dictadura o a un país sin libertades y tampoco nos gusta. Por lo tanto, yo te recomendaría que informes sobre los datos y las recomendaciones que dan las autoridades sanitarias, que seas extremadamente cautx sobre a quién le das el micrófono para opinar o “informar” y que, sobre todo, te abstengas de culpabilizar, para eso están las autoridades. Sembrar culpas en el medio de una situación incierta y compleja lo único que hace es aumentar el miedo y la paranoia.

Por último (y tal vez esta opinión nuestra sea imposible de aplicar en tu trabajo ya que entendemos que tenés que “vender”), el mensaje que nos gustaría transmitirles a lxs periodistas es que muchas veces, ante una situación como esta, lo mejor es abstenerse de hablar del tema y que el exceso de información es tóxico. En este sentido, si logramos transmitir bien el concepto de “aplanar la curva”, lo que implica comprender que a la Argentina le va a ir bien si la epidemia de coronavirus dura ocho meses y mal si tenemos miles de personas graves en dos semanas, tal vez una conducta prudente es hacer un informe semanal de la situación en vez de estar hablando todo el día del tema. No nos gustan los medios que actualizan los casos y los muertos como si fuera la bolsa de comercio, o que dicen: “último momento: hay un nuevo caso en tal lugar” ya que dan una idea de urgencia que no es real.

Debemos lograr que el sistema sanitario no colapse y que esto dure mucho tiempo, por lo tanto, todxs deberíamos dejar de ver este problema como una urgencia y el periodismo también tiene que participar. Si los medios decidieran por ejemplo (utopía, ya lo sabemos) que la información y el debate y la opinión sobre el coronavirus se da una vez por semana (“sábados de coronavirus”) ayudarían a vivir esta experiencia de un modo más saludable, sin alarma y preparándonos para algo que va a durar bastante tiempo. Tal vez un slogan posible para unx periodista responsable, no alarmista y no culpabilizadorx pueda ser: “yo informo muy poquito, una vez por semana, pero la calidad de mi información es excelente”.

Acabo de volver de Europa y voy a estar guardada 14 días. Me gusta mucho la medicina y lo que escriben. ¿Recomiendan alguna bibliografía sobre este tema?

Sí, claro. Es un momento ideal para leer el libro “Medicina e Historia”, de Adriana Amante, publicado por delhospital ediciones, en el que hay tres capítulos hermosísimos de José Penna, Paul Groussac y Eduardo Wilde sobre la epidemia de fiebre amarilla en Buenos Aires en 1870 (se consigue en ebook y en papel). “La peste”, de Albert Camus, es un libro excelente para leer en este momento. También recomendamos leer lo que dice la Wikipedia sobre la pandemia de gripe A (H1N1) de 2009-2010 en Argentina (ese en castellano) y en el mundo (2009 flu pandemic). Y si te gusta tanto la medicina (o sos médicx o casi médicx) hay un artículo (en inglés) que está muy bueno para comprender la importancia de las medidas de contención.

Acá el link: https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3549276.

También para lxs médicxs que se dedican al apasionante tema de qué lenguaje usar cuando queremos comunicarnos con quienes no son médicos, la editorial del Hospital Italiano, delhospital ediciones, acaba de publicar un libro que te puede encantar. Se llama “Los informes médicos”, y su autora es la lingüista catalana Rosa Estopà.


 

© 2020 - Delia y Gustavo

Servicio de Medicina Familiar y Comunitaria del Hospital Italiano de Buenos Aires