Search
  • Delia y Gustavo

Culebrilla (herpes zóster)

Al herpes zóster también se lo llama “culebrilla”. Se trata de una infección viral producida por el virus varicela-zóster, el mismo virus que produce la varicela; tiene gran afinidad por el sistema nervioso y luego de una infección (generalmente en la infancia) permanece latente en el cuerpo hasta que se reactiva años después.


Cuando el virus reaparece, al principio es común que la persona sienta ardor, hormigueo o dolor en la zona afectada. Estos síntomas parecen inexplicables porque, si se observa la piel de la zona que molesta, aún no se observan alteraciones. Después aparecen unas ronchitas que se van transformando en ampollitas (vesículas) muy dolorosas que se disponen en forma de racimo. También puede haber sensación de malestar general, escalofríos, fiebre. Con el transcurso de los días, las vesículas son reemplazadas por pequeñas costras (cascaritas). Lo común es que las lesiones aparezcan en la espalda (aunque pueden afectar otras partes del cuerpo, o la cara) y que vayan extendiéndose en semicírculo hacia la parte anterior del pecho, siguiendo el trayecto de alguno de los nervios que hay entre las costillas. Este proceso de –dolor-ronchas-vesículas-costras– suele durar entre siete y catorce días. Pasada la erupción, la piel retoma sus características normales, pero algunas personas (principalmente mayores) persisten con dolor durante días, meses, e incluso años. En estos casos se habla de neuralgia posherpética.


En general, el herpes zóster no representa ningún peligro para las personas (excepto que afecte alguno de los ojos) y se cura solo, al cabo de unas semanas. En estos casos no es imprescindible consultar a tu médicx. Los principales problemas relacionados con el herpes zóster son el dolor y el manejo de las lesiones. Para calmar el dolor habitualmente se utilizan analgésicos comunes como el ibuprofeno, el paracetamol o el diclofenac, aunque en las personas con mucho dolor a veces es preciso optar por analgésicos más fuertes (del grupo de los opiáceos). Para el manejo de las lesiones es importante recordar que las vesículas están llenas de líquido que contiene gran cantidad de virus y que, por lo tanto, contagian. Por eso, hay que evitar que otras personas entren en contacto con ellas. Tampoco hay que tocarlas o romperlas porque pueden infectarse con bacterias (lo que complica la curación).

¿Hay algún secretito para que las ampollas se sequen más rápido?

Para que las vesículas se sequen y se conviertan en costras se las puede mojar con alcohol (van tocándose las vesículas con un algodón o una gasa con alcohol, como cuando se moja pan en una salsa, evitando frotarlas) o realizar baños de inmersión en agua mezclada con yodopovidona jabonosa (PERVINOX jabonoso®).


¿Hay algún tratamiento para el herpes zóster?

El herpes zóster se va solo y no hay un tratamiento que lo cure. Sin embargo, a veces se indican medicamentos antivirales (aciclovir, famciclovir, valaciclovir) durante cinco a siete días, para disminuir el riesgo de complicaciones y acortar el tiempo de la enfermedad. Este tratamiento, que se debe comenzar antes de las 48 a 72 horas de instalado el cuadro, se utiliza en personas mayores de 65 años o inmunocomprometidas (infección por VIH) o en las que el herpes zóster afecta alguno de los ojos (herpes zóster oftálmico).


Justo están tratando este tema y hace 6 días empecé con culebrilla ¿tengo que consultar al médico sí o sí?

Si el dolor es manejable, tenés menos de 65 años y las lesiones no afectan la zona de los ojos o el ala de la nariz y no parecen infectadas (no presentan una especie de costra del color de la miel y no supuran) no hace falta que consultes. Las personas mayores de 65 años, inmunocomprometidas o que tienen afectado uno de los ojos (o la piel cercana a ellos) deben consultar rápidamente a un médicx de guardia para que evalúe la pertinencia de iniciar un tratamiento antiviral con el objeto de acortar la duración de la enfermedad y reducir el riesgo de complicaciones.

¿Sirve la tinta china para tratar la culebrilla?

No. Actualmente no hay evidencia de que la tinta china sea útiles para resolver o mejorar la enfermedad.


¿Se puede contagiar la culebrilla a otras personas?

No, la culebrilla no se puede contagiar a otros pero sí se puede contagiar el virus que lo provoca y ocasionar varicela. Si un adulto o un niño tienen contacto directo con las lesiones del herpes zóster, y no han tenido varicela en algún momento de su vida (o no están vacunados contra ella), pueden contagiarse el virus y desarrollarla (desarrollan varicela y no zóster).


¿Durante cuanto tiempo hay que tener cuidado para no contagiar?

El virus varicela zóster vive en las ampollas y puede propagarse hasta que las ampollas sanen por completo. Si uno tiene culebrilla activa (con ampollas que aún no tienen costras), debe mantenerse alejado de cualquier persona que nunca haya tenido varicela, de los bebés menores de 12 meses, de las embarazadas y de las personas con enfermedades graves para evitar contagiarles varicela.

¿Se puede repetir la culebrilla cuando uno ya la tuvo?

A la mayoría de las personas que les da culebrilla les da una sola vez, pero es posible que el brote vuelva a aparecer.


¿Es verdad que es peligroso que la culebrilla dé toda la vuelta alrededor del cuerpo?

No. No es verdad y es anatómicamente imposible que eso ocurra, simplemente porque, cuando la culebrilla aparece en el tronco las lesiones siguen el trayecto de los nervios intercostales. Tenemos un nervio intercostal debajo de cada costilla y no hay conección entre los de una mitad del cuerpo con los de la otra mitad así que es imposible que la infección de la vuelta completa.


¿Hay vacuna contra el herpes zóster?

Existen dos vacunas contra la culebrilla, la vacuna a virus vivo atenuado y la vacuna recombinante (no disponible en Argentina aún). Estas vacunas no son las mismas que la de la varicela. Los adultos mayores que reciben la vacuna contra la culebrilla tienen menos probabilidad de tener reactivación del virus y neuralgia postherpética. Sin embargo, el beneficio de su aplicación está bastante cuestionado: su efectividad no es del 100%, son muy caras y no están recomendadas para personas que ya han tenido un cuadro de herpes zoster ya que estarían inmunizadas (y eso reduce la posibilidad de un segundo cuadro). 

 

© 2020 - Delia y Gustavo

Servicio de Medicina Familiar y Comunitaria del Hospital Italiano de Buenos Aires

  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube